Compartir

Existe un lugar muy poco conocido en el lindero de Tlatlauquitepec y Yaonáhuac, los habitantes de la comunidad de Acocogta comentan que está habitado por duendes, este lugar está en una de las paredes que rodean la cascada conocida como talcuapan; cascada que es alimentada por las aguas del río de los berros y que a su vez alimenta la cascada de puxtla.

La leyenda refiere que en épocas de calores, los duendes corren y juegan por las tierras de siembra aledañas a talcuapan, al tiempo que muchos lugareños durante muchísimos años han dado testimonio de haber escuchado a estos duendes jugar en las aguas de la cascada, pero también comentan que no son traviesos, pues no se involucran con la gente ni en lo más mínimo.

PUBLICIDAD

Este lugar es de fácil acceso, visitado más por los habitantes, pero tiene abiertas sus puertas para aquellos que desean salir de la rutina o conocer nuevos lugares, es un espacio tranquilo, rodeado de vegetación, sin duda el trinar de las aves y el murmullo del agua te proporcionarán un rato de paz y tranquilidad.

Agradecemos al guía turístico Pedro Ávila por mostrarnos y conducirnos hasta esta cascada y por compartirnos esta leyenda de la cueva.

Comentarios

Comentarios