Compartir
Jim Watson / AFP

El 66 % de los jóvenes trabajadores de México (2 de cada 3), en edades comprendidas entre los 15 y 29 años, trabaja en situación de precariedad y gana menos del salario mínimo, asegura el Informe Anual del Observatorio de Salarios 2018, elaborado por la Universidad Iberoamericana (IBERO).

Se trata de montos muy inferiores a los 359 pesos al día (unos 18 dólares) establecidos como cantidad mínima aceptable para no caer por debajo de la línea de pobreza, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Ese contingente de la población laboralmente activa del país, calculado para 2017 en 30.684.510 habitantes, padece el mal de los salarios precarizados desde el año 2014, indica el informe.

PUBLICIDAD

En contraposición con las necesidades, para 2018 el salario mínimo se fijó en 88,36 pesos diarios, equivalentes a 2.686.14 pesos mensuales. Un monto que cubre apenas el 24 % de la canasta básica.

Despido fácil

Una de las causas de la actual depauperación del salario de los jóvenes, agrega el documento, fue la reforma a la Ley Federal del Trabajo en el año 2012, que facilitó las condiciones de contratación y abarató los despidos de los trabajadores.

Los autores del informe explican que, según las cifras disponibles, a dos de “cada tres jóvenes les va a ir mal y a un tercio muy bien”. Una situación que “abona un país sin clases medias”, con una constante violencia, presencia del crimen organizado, “y en el que muchos jóvenes están buscando ser sicarios”.

Las brechas

El informe del observatorio de salarios calasifica además las diferencias salariales de la totalidad de la población ocupada de México, midiendo sus ingresos en términos de salarios mínimos:

  • Hasta un salario mínimo: 14,4 %.
  • Más de 1 y hasta 2 salarios mínimos: 27,5 %.
  • Más de 2 hasta y 3 salarios mínimos: 21,6 %.
  • Más de 3 hasta y 5 salarios mínimos: 12,7 %.
  • Más de 5 salarios mínimos: 5,2 %.
  • No recibe ingresos: 18,6%.

Al segmentar los sectores de la actividad económica que cuentan con mayor número de trabajadores jóvenes, destacan: Agricultura y ganadería (11,9 %); industria manufacturera (20,2 %) y comercio (18,9 %). Les siguen construcción (8,8 %) y restaurantes y servicios de alojamiento (8,5 %).

Para los expertos de la Universidad Iberoamericana, sólo con una política pública que mejore tanto los salarios como “el sistema de protección que se tiene o la seguridad social deficitaria” actual, se podrían reducir “significativamente” los niveles de precariedad.

RT.

Comentarios

Comentarios