Compartir

El CESSA Tlatlauquitepec está pasando por una etapa crítica, no por falta de medicamentos, es por lo que sus propios integrantes de base consideran despidos injustificados por parte del Ayuntamiento que presidente Porfirio Loeza Aguilar y por el regidor de salud Víctor Manuel Ortuño Jiménez.

En un oficio dirigido a la Directora del CESSA, el regidor informa que seis enfermeras y un químico serán dados de baja del programa Coinversión de Aportación Solidaria, no informa los motivos por los que serán despedidos estos trabajadores ni quiénes cubrirán las vacantes, es necesario mencionar que esos sueldos son aportados por el gobierno municipal, razón por la que no se desecha la teoría de que serán contratadas personas afines a las políticas o ideologías de la actual administración municipal, lo que se manifiesta como un acto de prepotencia, favoritismo político y conflicto de intereses que se anteponen a los intereses sociales del Centro de Salud Ampliado.

El personal de base inconforme solicita la intervención del Jefe de la Jurisdicción 03 con sede en Zacapoaxtla, al cual hacen saber su inconformidad a lo que señalan como despidos carentes de fundamentos, pues consideran que el personal que será removido es comprometido con sus encargos, son personas honestas y responsables. Advirtiendo que en caso de no ser atendida su petición, acudirán a instancias en donde sí sean escuchados y resuelta su demanda.

Anuncios

Comentarios

PUBLICIDAD

Comentarios